Dante Moshue Díaz Linares (Conde Apocalíptico)
Escritor, poeta, narrador de melancolías...
Déjame Corromper tus oídos con palabras de otro tiempo,
sepultando lo presente en el oscuro abismo del olvido.

 
¡Nota Importante!
Dale clic a los botones "Me gusta" y "Seguir" de Facebook,
para estar al tanto de mis próximos escritos.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Un Hombre demonio (En busca de mi otro yo)

¿Acaso has de culpar los malos designios de los hombres que profesan el odio y el rencor?... ¿Acaso has de ver el resplandor que brota de mi corazón y es semejante al vuestro?... ¿Cómo puedo arrancar este sufrimiento de mi piel?... ¿Acaso nunca acabara este terrible dolor?... En el averno halle mi refugio, y descubrí un gran secreto, ¿por qué tuve que ser marcado con tal estigma en mi alma?... Más cruento es el dolor aún todavía, si tan solo pudiera liberarme de éste sufrimiento, más la condena fue ya dictada, he tenido por jueces a muchos de ellos, se sentaron a mi alrededor y se llevaron mi inmortalidad, ahora camino solo por este mundo, buscando mi destino y mi razón... ¿Qué puedo hacer yo si el lazo que tenia con él, fue quitado para siempre?... Ya no hay marcha atrás, pues él, me ha sometido a sus designios...

Mas ahora solamente me queda el hacerme más potente, y así resistir los embates de mis oscuros pensamientos... ¿Entonces he de seguir llevando a más almas delirantes al profundo abismo? No lo sé...  Solamente el destino revelara la macabra sonrisa de aquél que me engaño, pues es el culpable de mi caída... ¡Anatema sea su vida! ¡Anatema seas por toda la eternidad! Y morderás tus dientes pues en los lados del norte no establecerás tu reino jamás, pues tu sentencia al igual que la mía, ya fue escrita en el libro de la muerte, tan solo he de esperar el momento en el cual seamos arrojados en la inmensidad del oscuro Seol, a menos que pueda hallar la humanidad de alguien semejante a mi, y pueda así compartirla con ella, tal vez de esta manera pueda yo, renovar mis votos y alcanzar nuevamente la salvación y el perdón.

Solamente de esta forma, he de poder regresar a los atrios de los cielos, mas ya no como ángel del Altísimo, sino como hombre, tantas vidas he vivido, tantos sueños y esperanzas, tanto odio y resentimiento ha quedado atrás, si es que tú vienes por mí, ¡seré libre!, ¡libre! ...
¿Acaso podremos resistirnos a tal poder, el cuál gobierna las mentes frágiles de los hombres? Desde tiempos ancestrales he padecido esta dura condena... ¡Ayúdame a liberarme!, a liberarme del agobio de mis afrentas, pues el desolador ha caído, treinta veces  lo han echado, pero en su mente solo existe tinieblas y confusión... Permíteme buscar tu rostro y fundirme con tu alma, pues solamente  de esta manera, se saldara la cuenta y la paga del pecado ya no será la muerte…

¡Ayúdame a liberarme!, rompe las cadenas de mi esclavitud, no una esclavitud de carne y de sangre, pues es mi corazón alguna vez durmió el que no debía ser nombrado, ruego a Dios no despierte jamás… Solamente tú eres mi salvación, al fin he de ver la luz en esta inmensa oscuridad, toma mi mano y venid en pos de mí, ¡Huyamos juntos!...Formemos un mundo único y propio, alejado de esta humanidad vil y miserable, un lugar desterrado de lo presente, donde el tiempo se detiene, donde mis manos queden limpias de la sangre de mis victimas.
¡Únete a mí!...Y ayúdame a ser libre, toca mi rostro y acarícialo con tus suaves manos, mírame a los ojos fijamente y emprendamos la marcha hacia aquel lugar, el cuál es distinto a todo, el cuál está guardado en mi corazón, pues es lo único que pude ocultar de aquella vida lejana…

En el tiempo en que todo era hermoso y no existía la muerte, cuando nosotros los eternos  vigilantes, ascendíamos por una escalera al cielo… Una vez que estés aquí, hemos de partir al lugar en donde el amor será la culminación de nuestra existencia, en donde no exista frío, ni queme la luz del sol, en donde no exista la maldad de los hombres, donde muera completamente lo oscuro de nuestros corazones, donde podamos unir nuestros cuerpos y nuestras almas, ya que tu llenaras de amor a mi corazón, y mi alma nunca jamás se sentirá sola y vacía nuevamente, pues solamente tú, estuviste designada para éste ser, un ser que ha sufrido calamidad y condena, venganzas y desilusión, un ser que le grita al viento, libertad... Un ser que busca el perdón...


Autor del escrito:
Dante Moshue Díaz Linares (Conde Apocalíptico)
Derechos Reservados 18/05/11

Un Hombre demonio (En busca de mi otro yo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

COMPARTIR ESTE BLOG EN :

COMENTARIOS DE FACEBOOK

Comentarios de Facebook

Dale Clic a los Botones:
"Me Gusta" y "Seguir" de Facebook y Twitter
para estar al tanto de mis próximos escritos.